Manda un Bizum al 01976
Noticias cabecera

NOTICIAS DE SELVAS AMAZÓNICAS

¿Qué está pasando en Selvas Amazónicas?

Testimonio dominico desde Ucrania

El dominico Jarosław Krawiec ha compartido una carta que transcribimos para dar a conocer la difícil situación en la que se encuentran. Unidos en oración por la paz

Jarosław Krawiec OP Ucrania Dominicos Orden de Predicadores

Queridas hermanas y queridos hermanos,

Ya han pasado un par de días desde mi última carta. Esta interrupción no significa que algo trágico nos haya pasado. Todo lo contrario. Finalmente pude viajar a Fastiv. Yo ya había empezado a extrañar las conversaciones con mis hermanos Misha, John, Paul, e Igor, y las hermanas dominicanas Damion, Monica, Augustine, y Gala, así como los maravillosos voluntarios que trabajan en la Casa San Martin, Vera, Katia y Sophie, solo por mencionar algunos. Después de todo, las conversaciones telefónicas no pueden reemplazar las reuniones reales. El viaje a Fastiv, alrededor de 80 km, fue tranquilo. Si no fuera por los puestos de control, los controles de documentos y todo tipo de obstáculos que se han construido en las entradas de la ciudad, uno podría decirse que no hay señales de guerra. Pero la guerra obviamente está ahí y está bastante cerca de Kiev y Fastiv. Y es muy brutal y aterradora. Por la noche en Fastiv, uno podía oír explosiones lejanas. Debo haber dormido profundamente después de todo, ya que sólo por la mañana me enteré por Misha que tenían una alarma y las sirenas habían estado sonando. Otro ejemplo del proverbio: cuanto menos sabes, mejor duermes.

El priorato dominicano en Fastiv, un edificio muy simple, es realmente un alojamiento temporal de equipo de construcción ligeramente mejorado, y fue donado a los Domincos en los 90 por una empresa de construcción. Las condiciones son muy simples, pero los padres que viven allí siempre habían sido reacios con las mejoras, prefiriendo invertir sus medios en la restauración de la iglesia, o en la construcción de la Casa de San Martín, que se convirtió en un gran centro de ayuda para los necesitados. En una pequeña capilla del priorato, celebramos la liturgia de las horas. Frente a nosotros estaba el crucifijo que representa a Cristo muriendo en la cruz y dos estatuas que representan a Santo Domingo y Santa Catalina de Siena arrodilladas en la cruz. Estas viejas figuras provienen de alguna iglesia o priorato dominicano, incluso antes de la segunda guerra mundial. Recuerdo cuando el padre Misha y yo se los compramos a un vendedor de antigüedades en Chortkiv. Hoy Santo Domingo Ucrania Orden de Predicadores Dominicosestamos enfrentando una guerra de nuevo, y los hermanos están alabando a Dios ante esas mismas estatuas. Cuando estaba rezando, estaba pensando en la Familia Dominicana. Estamos recibiendo tantas cartas y mensajes estos días de hermanos y hermanas de todo el mundo. Tantas señales de solidaridad, compasión y la seguridad de oraciones y ayunos por Ucrania. Hoy estuvimos leyendo en el breviario la homilía de San Leo. El gran papa nos anima a nunca avergonzarnos de la cruz. “Nadie debe temer sufrir por el bien de la justicia; nadie debe perder la confianza en la recompensa prometida. La manera de descansar es a través del trabajo, el camino a la vida es a través de la muerte.” En estos últimos días, palabras como estas añaden fuerza y esperanza.

Después de la misa, fui con el padre Pablo a tomar un café a la casa de San Martín. En la cafetería, conocimos a una de las familias que se mudó a Fastiv en tiempos de guerra. Una madre y tres hijos. Los pequeños estaban comiendo galletas coloridas - muy contentos en esta mañana de domingo. Otro nuevo inquilino de nuestra casa se unió a nuestra mesa, un gato de la raza Esfinge. Para mí, él es muy exótico. Con cierto nivel de desconfianza comenzó a acercarse a mí. Creo que tenía hambre. O tal vez solo le faltaba la compañía de los humanos, como un gran número de animales dejados atrás durante la guerra por sus dueños. Un momento después, las puertas se abrieron y una niña se asomó a la habitación. Sin aliento, ella gritó en ruso, "¿Has visto un gato negro? "No", respondimos. "Está bien", suspiró ella y siguió adelante. Un momento después llegaron una madre y un hijo. En el menú para el desayuno estaba el borscht ucraniano. El joven claramente no quería comérselo. Su madre empezó a alimentarlo. Le ofrecí una silla: "Por favor, siéntate. Será más fácil". Ella me agradeció y sonrió. La tristeza estaba en su cara. Al igual que en las caras de muchas otras madres que conocí hoy en Fastiv. En el camino de regreso al priorato, otra dama detuvo al Padre Paul. Ella también estaba acompañada por un niño pequeño. "¿Podemos inscribirnos aquí para la evacuación a Polonia?”, preguntó ella. Paul le explicó que mañana será posible. Nos agradeció y nos pidió si podía inscribir a alguien más además de ella y su hijo. Cuando se iba, agregó: "Somos de Donetsk. De Horlivka. Ya hemos escapado de la guerra una vez, y ahora estamos escapando de nuevo”. Su ciudad fue superada por los separatistas rusos en 2014 y pasó a formar parte de la llamada República Popular de Donetsk. Hay muchas de estas familias, madres solas, niños, que tienen que huir constantemente por sus vidas.

Los hermanos de Fastiv ayudaron a evacuar a 972 personas desde el comienzo de la guerra. Una parte sustancial de ellos ya están a salvo en Polonia. Otros se mudaron al oeste de Ucrania. Pude ver almacenes con la ayuda humanitaria llegando a Fastiv desde Ucrania y toda Europa. No podríamos hacer nada sin todos vosotros. Gracias. Gracias.

Saliendo de Fastiv, me llevé conmigo un par de panes recién horneado. Otra vez, ¡el olor a pan en mi coche! Aunque el olor se rompió un poco por el aroma a gasolina que guardo en botellas, ya que la compré en camino para tener combustible para un generador de electricidad. ¡Espero que funcione! Mi regreso llevó un par de horas largas porque en la entrada a Kiev, todos los coches deben ser revisados. Por otro lado, es reconfortante que todavía tengamos acceso a la ciudad y que aún tengamos comida. Los rusos no han tenido éxito rodeándonos.

Juntos por Ucrania Orden de Predicadores DominicosPasé un par de panes del Padre Misha a la embajada polaca. Tomé el té con el embajador polaco que, aparte del nuncio apostólico, es el único diplomático europeo que sigue en Kiev, y tal vez el único de todo el mundo. Me dieron un par de cosas que podrían ser útil ayudar a la gente. Durante nuestra conversación nos paramos junto a la ventana. Nos sorprendió y nos alegró mucho ver a los trabajadores de los servicios de la ciudad de Kiev barriendo las calles. Como en los viejos tiempos, como si la guerra nunca hubiera ocurrido. Es muy hermoso. Hoy en día la normalidad más simple se vuelve inusualmente significativa.

Me gustaría terminar con el increíble testimonio de los católicos de Rusia. Alguien estaba compartiendo el suyo hoy desde el púlpito. Me conmovió mucho. Si por algún milagro su autor lee esta carta, me gustaría agradecerle sus valientes y humildes palabras. Eres una persona noble. Que las palabras de Cristo se cumplan en su vida: “Si permanecen en mi palabra, serán verdaderamente mis discípulos, y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” (Jn 8:31) Aunque después de lo que escribiste ya se están cumpliendo estas palabras en tu vida.

"Rezamos por ti. ¡Estamos avergonzados! ¡Estamos avergonzados! Nos avergüenza ser rusos. Durante toda mi vida ahora, me sentiré culpable ante la nación ucraniana. Nunca voté por Putin; fui a todas las manifestaciones legales e ilegales para apoyar a Ucrania, pero aún así no pude hacer nada. Me gustaría pedir perdón a todos los ucranianos por todos los crímenes que hoy se están cometiendo a manos rusas. Pero quién necesita mi contrición si la gente sigue sufriendo y muriendo en Ucrania. Todos los rusos están cometiendo ahora el inamovible pecado de Caín, y ninguna explicación ayudará. Entiendo que esta es mi opinión personal, y muchas personas, incluso con puntos de vista similares, se quedarán horrorizadas. Sin embargo, varias generaciones de rusos tendrán que cargar con responsabilidad por estas atrocidades. Quiero escribirlo abiertamente. Si quieres publicarlo, estaré satisfecho. No escondas mi nombre; no tengo miedo. Estamos orando por ti y por toda Ucrania. ¡Que Dios te de paz y felicidad!”

Con saludos y petición de oración,

Jarosław Krawiec OP
Kiev, domingo, 13 de marzo de 2022, 7:30pm

Publicada originalmente en el Facebook Ordo Praedicatorum