El miedo y la falta de fe siempre andan juntos
Fr. Felicísimo Martínez