El mundo reclama hoy hombres valientes que se entreguen totalmente y osen hablar de Dios
Fr. Vincent de Couesnongle