Necesitamos ser alimentados con frecuencia por la dulzura de la palabra de Dios
Alberto Magno