No os hagáis notar por vuestro porte, ni pretendáis agradar con vestidos, sino con la conducta
Regla de San Agustín